Envíenos su consulta y le atenderemos sin compromiso
Buscar en la web  
Equipo humano
Sobre la Salud

Salud y un juez deniegan a una joven que cobre ya el dinero por la amputación de una pierna

El magistrado que reconoció a Irantzu Abad haber sufrido un error médico en 2008 condiciona la indemnización a que avale 250.000 €, tras oponerse el SNS-O a la ejecución provisional del fallo

 

“Necesito una prótesis nueva: llevo tres años con la misma y recomiendan que nunca se superen los dos”

PAMPLONA - En vísperas de las Navidades de 2008, a los 14 años de edad, la pamplonesa Irantzu Abad Aznárez se compró sus primeros zapatos de tacón. Quería celebrar el Olentzero con ellos. Pero nunca pudo estrenarlos, ni ha podido usar un calzado similar después. Un diagnóstico erróneo de una meningitis, confundida con una gripe por una médico, le supuso la amputación de una pierna al día siguiente. Un daño injusto, tal y como sentenció el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Pamplona en julio de este año, que le ha reconocido el derecho a ser indemnizada con 250.000 euros por el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea. Sin embargo, el mismo juez, avalando la argumentación de los servicios jurídicos del Gobierno de Navarra y desoyendo sus necesidades económicas para gastos médicos, le ha denegado percibir ya dicha compensación, en ejecución provisional de la sentencia, a menos de que avale la misma cantidad, abocándola a esperar a que la Sala de lo Contencioso-Administrativo se pronuncie sobre el caso y dicte sentencia firme, algo que podría tardar hasta un año.

La joven, que ahora tiene 23 años y estudia Gestión Administrativa, precisa “urgentemente una prótesis nueva”. “Llevo tres años con la misma y los expertos recomiendan que nunca se superen los dos. Tengo dolores muy fuertes y la otra también está sufriendo daños. Así que me gustaría que el juez y el Servicio Navarro de Salud me expliquen cómo voy a avalar 250.000 euros si no tengo 5.000 euros para comprarme una prótesis de las más básicas”, lamenta Irantzu junto a su abogado Jesús Alfaro Lecumberri, quien la ha representado durante el contencioso que se remonta a marzo de 2016, cuando interpuso una demanda contra el Gobierno de Navarra.

UNA MENINGITIS, NO GRIPE En ella Irantzu hizo constar que el 20 de diciembre de 2008, estando bajo la tutela de los Servicios Sociales del Gobierno de Navarra por circunstancias familiares en aquel momento, comenzó a sentirse indispuesta, con fiebre, dolor de cabeza, cuello y extremidades, y fuertes convulsiones, por lo que fue acompañada por una tía y una educadora al centro de Salud San Martín (entonces ambulatorio Solchaga), donde la médico de urgencia que la atendió se limitó a tomarle la temperatura, sin ninguna exploración adicional, y le diagnosticó un proceso gripal, recetándole paracetamol. Durante la noche siguiente, la fiebre y las convulsiones persistieron, y al amanecer la joven no podía mover las piernas. Una hora después fue trasladada al Hospital Virgen del Camino, donde tuvo que sufrir la amputación pretibial de su pierna derecha (por debajo de la rodilla) y de la falange distal del tercer dedo del pie izquierdo, al confirmarse un diagnóstico de shock séptico meningocócico. En los años siguientes, ha tenido que ser sometida a numerosas intervenciones quirúrgicas adicionales y a una intensa rehabilitación, así como a tratamiento psiquiátrico y psicológico.

El derecho a ser resarcida por todo este padecimiento, al que Osasunbidea se oponía por considerar que las acciones legales de Irantzu fueran extemporáneas obviando que en el momento de los hechos la joven estaba bajo la custodia de los Servicios Sociales, fue reconocido por el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Pamplona en sentencia dictada el 3 de julio de este año, donde cifró la indemnización en 250.000 euros. Dicha esta sentencia se encuentra recurrida en apelación por la propia joven por entender que la indemnización es insuficiente, y por el Ejecutivo foral, que sigue manteniendo que no tiene derecho a ninguna compensación.

Ante las necesidades de cuidados médicos, el abogado de Irantzu solicitó a mediados de septiembre la ejecución provisional de la resolución, decisión a la que se opuso Salud con el argumento de que “es claro que la ejecución provisional supondría la transferencia de una cantidad considerable de dinero a la demandante”, que “en caso de que la sentencia fuera revocada y anulada se ocasionaría un perjuicio -la imposible devolución del importe gastado- de imposible reparación”, por lo que pedía que se le exigiera alguna “caución o fianza”.

UN AVAL IMPOSIBLE El juez hizo suya esta argumentación y el pasado 13 de octubre dictó un auto en el que convenía que para poder percibir la indemnización, Irantzu debía avalar previamente los 250.000 euros. “Es un dinero que no tengo y que mi familia tampoco puede avalar”, expone la joven, a quien la aseguradora Zurich le ha propuesto un trato que ha rechazado: pagarle ya el dinero a condición de que retire su recurso de apelación, en el que reclama 1,5 millones de euros, más el 20% de intereses.

La joven señala que “de por vida va a tener gastos, cada dos años, de entre 7.000 y 12.000 euros” derivados de la renovación de la prótesis y de sus correspondientes ajustes, un dinero del que no dispone. “Depende de los recursos económicos que tengas puedes comprarte una prótesis mejor o una mediocre, que es la que yo tengo, porque mi madre no tiene dinero. He llegado a ir con la prótesis rota y cosida con hilos, hilos que me hicieron heridas. Creo que es un derecho universal para una persona con una pierna amputada poder caminar y tener una vida digna”, asevera.

Ante esta situación, la joven, acompañada por su abogado, han mantenido encuentros en las últimas semanas con la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos; el consejero de Salud, Fernando Domínguez; y con algunos parlamentarios, como Maiorga Ramirez y Bakartxo Ruiz, de EH Bildu, pero no han podido hacerlo con el consejero de Derechos Sociales, Javier Laparra, quien hasta la fecha “no ha accedido a recibirnos y nos ha derivado al secretario técnico, que nos ha dicho que nuestro caso es uno más de reclamación patrimonial”. Asimismo, han remitido escritos a la presidenta del Parlamento foral, Ainhoa Aznárez, y al Defensor del Pueblo en Navarra, Javier Enériz.

 

http://www.noticiasdenavarra.com/2017/10/29/sociedad/navarra/salud-y-un-juez-deniegan-a-una-joven-que-cobre-ya-el-dinero-por-la-amputacion-de-una-pierna

 

<< equipo humano    |   despachos colaboradores >>                   ^ subir
inicio   |   áreas de actuación   |   equipo humano   |   noticias   |   despachos colaboradores   |   enlaces   |   contacto                             aviso legal y política de privacidad
USO DE COOKIES

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies' Más información